Santos con la tierra a las espaldas

Todo parece indicar que la ley de tierras y desarrollo rural anunciada para la próxima legislatura se quedara en titulares y ni siquiera llegará a la fase de “micos” y “orangutanes” que han merecido las reformas a la justicia o al autodenominado “marco de justicia transicional para la paz”.